Suelo Radiante

La calefacción por suelo radiante es el sistema más avanzado de calefacción, ofreciendo un confort óptimo al tiempo que ofrece la posibilidad de trabajar en combinación con dos fuentes de energía, la de la producción calorífica a través de una caldera convencional y aprovechando la energía solar.

Debido a su eficiente sistema de funcionamiento, la calefacción por suelo radiante permite ahorros del 25-30% de energía, porcentaje que se incrementa cuando trabaja con sistemas de energía solar con gran poder de captación y a través de la automatización y regulación en combinación de sondas de temperatura y de equipos de alto rendimiento, que aprovechan al máximo la energía solar y ayudan a evitar sobrecalentamientos o congelaciones en el circuito caloportador de las placas.

La calefacción por suelo radiante favorece el medio ambiente, sobretodo al trabajar con energía solar, pero también tiene unas excelentes ventajas para la salud. Se puede instalar bajo todo tipo de superficies, incluido parquet, además, la evolución de los materiales ha permitido debido a las diferentes ofertas reducir la altura de colocación a límites insospechados hace pocos años.

El suelo radiante ofrece una total libertad para la decoración de interiores ya que no hay elementos visibles (es una calefacción invisible), el espacio habitable que ofrece este sistema es mayor al no existir elementos calefactores visibles y muy importante, la desaparición del riesgo de quemaduras y golpes debido al contacto con los emisores.

El suelo radiante es muy seguro pues no posee empalmes, ya que todos sus circuitos comienzan y terminan en colectores, esto y la calidad del tubo que asegura ausencias de averías. En comparación con otros sistemas que utilizan tubos de metal unidos por numerosos empalmes lo que hace que sean mucho más propensos a sufrir averías, lo que lleva a un mayor coste de mantenimiento y una menor sensación de seguridad en la instalación.

Más aplicaciones.- Calefacción de volúmenes con grandes alturas: a diferencia de otros sistemas, el calor se distribuye hasta una altura máxima de 2.5 metros, esto resulta ideal para la calefacción de grandes volúmenes siendo el sistema más eficaz en naves industriales, iglesias, polideportivos, auditorios, etc.

Calefacción de piscinas: gracias a este sistema se evita en flujo de agua caliente que entra en el vaso, por ello se reduce al mínimo la evaporación del agua, que es la mayor fuente de pérdidas de calor en una piscina. A parte de esto también se utiliza el suelo radiante para calefactar el suelo que rodea al vaso de la piscina, lo que produce una agradable sensación al pisar con los pies descalzos.

El suelo radiante consiste en la introducción de calor en el suelo dejando que la radiación climatice la estancia. Este sistema de calefacción es una evolución de una primitiva técnica romana llamada ¨Hipocasus¨ que consistía en la construcción de canales por debajo del suelo por los que circulaba aire caliente.

En la actualidad el principio de funcionamiento es muy parecido pero se ha cambiado el fluido caloportador, reemplazando el aire por agua que es conducido a través de tuberías de polietileno reticulado.

El suelo radiante es un sistema de calefacción a baja temperatura, el cerramiento es el que irradia calor, ya que el elemento calefactor esta incorporado en el suelo. Una buena instalación de suelo radiante ocupa la mayor parte de la superficie del suelo, lo que provoca una correcta distribución de calor en todos los puntos de la estancia calefactada.

Una instalación de suelo radiante consta de:

  • Elemento calefactor (tubería de polietireno reticulado).
  • Capa de recubrimiento.
  • Aislamiento térmico.
  • Dispositivos de regulación y control.

Los tubos se colocan entre tres y cinco centímetros por debajo del suelo con separaciones que oscilan entre diez y treinta centímetros entre ellos. Haciendo circular por dichos tubos agua a unas temperaturas comprendidas entre 35 y 45ºC para que el suelo se mantenga a una temperatura comprendida entre 20 y 28ºC y su ambiente a una temperatura de confort de entre 18 y 22ºC.

VENTAJAS DEL SUELO RADIANTE

DISEÑO:

Este sistema permite una libre elección de suelos para su vivienda.

  • El suelo radiante ofrece una total libertad para la decoración de interiores ya que no hay elementos emisores visibles (es una calefacción invisible).
  • El espacio habitable que ofrece este sistema es mayor al no existir elementos calefactores visibles.
  • Desaparición del riesgo de quemaduras y golpes debido al contacto con los emisores.

SALUDABLE:

  • Sin ruidos, calefacción silenciosa debido a la baja velocidad a la quecircula el fluido calefactor.
  • No existen movimientos de aire: debido a la baja temperatura de la emisora de calor (el suelo tiene una temperatura inferior a 30ºC) resulta imperceptible el ascenso del aire caliente. Esta ausencia de movimiento de aire reduce notablemente el movimiento de polvo y por lo tanto un espacio habitable más higiénico.
  • No hay acumulación de polvillo quemado y no se reseca el ambiente.
  • Es el sistema de calefacción que mejor se ajusta al perfil óptimo de temperaturas del cuerpo humano. La temperatura del aire a la altura de la cabeza es ligeramente inferior a la temperatura del aire a la altura de los pies, lo que produce una mayor sensación de confort por parte del usuario.
  • Todo el habitáculo está a la temperatura óptima: el emisor es todo el suelo del área a calefactar, esto lleva consigo a una temperatura ambiente uniforme.
  • Por todo esto, el suelo radiante está especialmente recomendado para hospitales, guarderías, residencias de ancianos, hay personas con problemas respiratorios ya que evita la formación de polvo y no altera la humedad del ambiente.

ADAPTACIÓN DE ESTE SISTEMA A MUY DIFERENTES PROYECTOS

  • Calefacción de volúmenes con grandes alturas: a diferencia de otros sistemas, el calor se distribuye hasta una altura máxima de 2.5 metros, esto resulta ideal para la calefacción de grandes volúmenes siendo el sistema más eficaz en naves industriales, iglesias, polideportivos, auditorios, etc.
  • Calefacción de piscinas: gracias a este sistema se evita en flujo de agua caliente que entra en el vaso, por ello se reduce al mínimo la evaporación del agua, que es la mayor fuente de pérdidas de calor en una piscina.
  • A parte de esto también se utiliza el suelo radiante para calefactar el suelo que rodea al vaso de la piscina, lo que produce una agradable sensación al pisar con los pies descalzos.
  • El suelo radiante ofrece múltiples personalidades en cuanto a la adaptación del generador térmico que utiliza, debido a la baja temperatura que requiere la instalación se puede combinar con sistemas de paneles solares u otras fuentes de energía alternativas, por lo que también tiene una ventaja ecológica.
  • Las tuberías utilizadas en el circuito están formadas por un material que no es atacado por la corrosión, siendo compatible con la cal, el yeso, el hormigón, … además la dilatación del tubo debido a las temperaturas, no perjudica al pavimento.

 

SISTEMA MÁS ECONÓMICO
 

Ahorro energético: Al calefactar mediante otros sistemas, la temperatura de las zonas elevadas del local es mayor, como resultado de ser mayor el factor de convección, es decir, la mayor velocidad de ascenso de las capas de aire caliente.

Ahorro energético: Al calefactar mediante otros sistemas, la temperatura de las zonas elevadas del local es mayor, como resultado de ser mayor el factor de convección, es decir, la mayor velocidad de ascenso de las capas de aire caliente.

Por el contrario, la calefacción por suelo radiante concentra el aporte calorífico allí donde lo percibe el usuario.

Esto origina un ahorro energético importante, superior a un 10%en vivienda frente a la calefacción por radiadores.

También disminuye las pérdidas de calor en la caldera y en los conductosa causa de una menor temperatura del agua en el circuito.

También supone un ahorro energético debido a la capacidad que tiene este sistema a su posibilidad de adaptación a generadores térmicos mediante fuentes de energía alternativas como puede ser la energía solar térmica, recuperadores de chimeneas, calderas de carbón y leña, calor residual de procesos industriales, aguas termales, bomba de calor, etc. (ver apartado desarrollado de fuentes de calor)

Mejora del aislamiento de la estancia calefactada: se reducen las pérdidas energéticas y por lo tanto se produce un ahorro energético.

Sin necesidad de mantenimiento ni reparaciones: el sistema de calefacción por suelo radiante es el sistema más fiable en este aspecto, ya que el usuario se olvida de las reparaciones y el mantenimiento desde el momento de la instalación.

Tampoco se ha de preocupar por el pintado de ningún elemento ya que es un sistema invisible.

Calidad-precio: aunque en un principio el sistema radiante pueda parecer un poco caro, en realidad tiene un precio muy competitivo frente a otros sistemas, teniendo en cuenta una serie de factores:

  • La seguridad y confianza que ofrece frente a otros sistemas debido a la ausencia de averías y mantenimiento y su larga duración.
  • El ahorro energético a causa de las cualidades de este sistema y su adaptación a fuentes de energía con alto rendimiento.
  • El grado de confort: “pies calientes, cabeza fría” y distribución uniforme del calor por toda la superficie calefactada.
  • El aislamiento adicionas aportado: esto supone una menor pérdida de calor a través de los cerramientos.
  • El precio de mantenimiento y la factura anual es cero porque no precisa de mantenimiento.

Aislamiento:

en la instalación del suelo radiante se aporta un aislamiento extra a la estancia calefactada que disminuye notablemente las pérdidas térmicas y reduce los ruidos.

en la instalación del suelo radiante se aporta un aislamiento extra a la estancia calefactada que disminuye notablemente las pérdidas térmicas y reduce los ruidos.

No dude en contactar con nosotros para cualquier consulta o presupuesto sin compromiso, a los teléfonos 971 581 844 - 653 820 868 (Miquel) – 653 820 869 (Joan), o través del correo electrónico info@fontaneriasesaigos.com

Share this
X